Zlín

Zlín - Rascacielos de Baťa
14. 8. 2013

Zlín: Elogios a la arquitectura puramente geométrica

La ciudad de Zlín se halla en la región de Moravia Central, está estrechamente ligada al personaje de Tomáš Baťa, cuya fábrica de calzado calza a gente de todo el mundo hasta estos días. El crecimiento rápido de su empresa inició un imponente desarrollo de esta ciudad de rasgos únicos. Deléitese con el ambiente poco común de la ciudad, cuya arquitectura funcionalista se conserva todavía La dominante de Zlín es el edificio llamado El rascacielos de Baťa, que en la época de su construcción fue el segundo edificio más alto de Europa.

El desarrollo urbanístico moderado recibió un nuevo impulso durante la revolución industrial y más tarde, gracias al empresario Tomáš Baťa. Baťa nació en la familia de un humilde zapatero, en el año 1894 fundó su empresa de calzado y empezó a fabricar zapatos con su marca. En vez de utilizar el costoso cuero, empezó a trabajar la tela. Así, todos se podían permitir usar zapatos «tipo Baťa», y las ventas fueron subiendo. Después de volver de Estados Unidos en el año 1900, Baťa construye en Zlín la primera fábrica moderna en la que instala las máquinas más modernas para fabricación de calzado. En unos pocos años, logró crear un imperio de calzado que se expandió hasta la India o Brasil. Alrededor de las fábricas de Baťa se formaron otras treinta ciudades en todo el mundo.

La Edad de Oro de Zlín

Con el progreso de la fábrica de calzado se desarrolló de forma importante toda la ciudad. Tomáš Baťa invitó a Zlín a arquitectos renombrados de su época, como Le Corbusier, Jan Kotěra o František Gahura y éstos, conjuntamente, le dieron a la ciudad su aspecto funcionalista. El arquitecto Gahura realizó los proyectos de las primeras casas unifamiliares, convirtiéndose así en el arquitecto de la ciudad.

Suba al rascacielos

En los años veinte y treinta del siglo XX , crecieron las típicas colonias de «las casitas de Baťa» y otras construcciones del moderno estilo funcionalista. La construcción más destacada fue el llamado Rascacielos de Baťa, que con sus 77,5 m de altura fue el segundo edificio más alto de Europa en aquel entonces. En el rascacielos, Jan Baťa, el hermano de Tomáš Baťa, situó la dirección de su empresa y equipó el edificio con un ascensor que funcionaba como oficina suya.

Muchas atracciones para niños

La ciudad es muy popular actualmente entre los amantes de la cinematografía infantil, que se reúnen aquí anualmente. El Festival Internacional de Cine para Niños y Jóvenes es el festival infantil cinematográfico más grande del mundo. Los niños pueden disfrutar también del jardín zoológico, en la cercana población de Lešná.

Tus favoritos