Pilsen

Plzen Town Hall
22. 8. 2013

Pilsen (Plzeň) es una ciudad que literalmente vive con la cerveza

Todo comenzó en el año 1842 cuando por primera vez en la Fábrica de Cerveza Burguesa (actualmente Pilsner Urquell) se elaboró y sirvió la cerveza de un color y sabor únicos, Pilsner Urquell. Puede degustar la excelente cerveza local en la cervecería más grande de la República Checa, el restaurante Na Spilce, que se sitúa en los espacios del antiguo sótano de fermentación.

El emblema arquitectónico de la ciudad es la catedral de San Bartolomeo que presenta la torre de iglesia más alta de todo el país. Desde sus alturas se contempla una bella vista del casco histórico de la ciudad y de las colinas cubiertas de bosques de la Depresión de Pilsen. La poderosa comunidad judía construyó en Pilsen, en 1893, la Gran Sinagoga, que es la tercera más grande del mundo. Una prueba de la importancia de Pilsen es su victoria en el concurso que le concedió el título de Capital Europea de la Cultura 2015.

Por qué visitar

Si desea conocer la historia de la cerveza Pilsner Urquell, no se pierda una excursión a la famosa fábrica de cerveza que dio al mundo la cerveza tipo Pils. La exposición le hará familiarizarse con todo el procedimiento de la elaboración de la cerveza de Pilsen pura. Contemplará una exposición de los ingredientes usados, las salas de elaboración y las plantas de embotellamiento más históricas, así como las que se utilizan en la actualidad. Una delicia auténtica es la cata de la cerveza Pilsner Urquell filtrada y no pasteurizada que se sirve directamente del barril. También visite el Museo Cervecero donde puede contemplar una fábrica de malta gótica con un pozo, sótanos de dos niveles y los espacios que aún se conservan del antiguo local. Centenares de objetos singulares expuestos atestiguan la amplia historia de la elaboración de la cerveza, desde la Antigüedad hasta la actualidad.

Las Festividades de la Libertad son un evento único que manifiesta el agradecimiento al Ejército de EE. UU. por la liberación de Pilsen a finales de la Segunda Guerra Mundial. En un ambiente de la época, y con la emocionante participación de los veteranos de guerra estadounidenses, soldados vestidos con uniformes norteamericanos, pasan en todorrenos por la ciudad. Por todas las partes se baila y se toca el jazz. En el aire aviones de caza y al frente de la Columna de la Libertad el legendario tanque M4 Sherman. ¿Hacia dónde ir en mayo si no a Pilsen?

Tus favoritos