Balneario Františkovy Lázně

Františkovy Lázně - Sala de las fuentes de Glauber
22. 7. 2013

Déjese mimar en Františkovy Lázně

Cuando estaba en Františkovy Lázně Johann Wolfgang von Goethe, tildó la ciudad de «paraíso terrenal». La ciudad más pequeña del triángulo de balnearios mundialmente conocidos de Bohemia Occidental, formado además por Karlovy Vary y Mariánské Lázně, ostenta hasta hoy elegantes paseos con arcadas clasicistas, parques arreglados y un ambiente agradable de sosiego, relajación y descanso. Venga a convencerse con sus propios ojos si las palabras del famoso poeta alemán siguen siendo válidas y disfrute de una estancia única en la ciudad, fundada como el primer balneario de turba en el mundo.

Los efectos medicinales de los manantiales locales empezaron a aprovecharse ya hace cinco siglos. La ciudad balneario misma no fue fundada antes, sino hasta finales del siglo XVIII por el emperador austríaco Francisco I, a quien debió su nombre. En los tiempos de su mayor apogeo, fueron huéspedes de este balneario personalidades como Johann Strauss, el príncipe Metternich, Franz Kafka o el compositor mundialmente conocido Ludwing van Beethoven.

Eche el estrés atrás

En Františkovy Lázně puede dejarse cuidar con ayuda de veinte manantiales minerales fríos, turba natural de calidad y gases medicinales. Todo esto se usa para el tratamiento exitoso del aparato locomotor, de afecciones cardiovasculares y sobre todo de enfermedades femeninas, incluyendo la esterilidad. Sin embargo, en los sanatorios elegantes puede probar también placenteros tratamientos de bienestar que le devuelven la energía perdida, regeneran el cuerpo y hacen descansar la mente.

Desde Francisco hasta el tobogán

No solamente Bruselas, sino también Františkovy Lázně tiene por símbolo una estatua de un niño. El de aquí no puede llevar otro nombre que František, cuyo significado es Francisco e incluso se dice que tiene poderes mágicos. Se cuenta que la mujer que lo toque en el lugar apropiado, quedará embarazada con seguridad. Cerca de la imagen conocida, puede probar las aguas de la Fuente de Francisco. Durante el paseo por la avenida principal, no se olvide de mirar la casa U Dvou zlatých lvů, en la que estuvo hospedado Beethoven durante su estancia en la ciudad. Si gusta de alegrías acuáticas, puede diversificar su programa con una visita al parque acuático Aquaforum, que dispone de piscinas interiores y exteriores, toboganes, jacuzzis, cuevas acuáticas, así como de saunas, hidromasajes o un campo de vóley-playa.

¿Adónde dirigirse después?

Amplíe sus horizontes y visite también los alrededores. Solamente a cinco kilómetros de distancia de Františkovy Lázně, se sitúa una de las ciudades checas más hermosas, Cheb, con preciosas casas con entramado. Si le gustan los paisajes misteriosos, póngase a explorar la reserva natural SOOS, una zona única en Europa, donde hasta hoy puede observar los restos de la actividad volcánica en forma de los llamados volcanes de lodo.

Tus favoritos