Český Krumlov

Český Krumlov
22. 4. 2013

Český Krumlov – vuelve a la época del renacimiento

La ciudad que se alza hacia los cielos, sobre las aguas de un meandro del río Moldava, es una perla de la arquitectura renacentista y un lugar en el que se unen en armonía el espectacular palacio local, recovecos románticos de callejuelas tortuosas, frontones pomposamente decorados de casas burguesas y espléndidos jardines y parques florecientes. Tampoco faltan posadas medievales con estilo, fondas, galerías y minas de grafito. Por su casco medieval, que se ha conservado en un Estado único, Český Krumlov fue incluido en la lista de la UNESCO.

En sus tiempos más gloriosos Český Krumlov competía valerosamente con las cortes reales más importantes de Europa, sobre todo gracias a la casa de los Rožmberk que eligieron la ciudad como su residencia. Los Rožmberk fueron dominando una parte considerable de Bohemia del Sur. Encantados por el renacimiento italiano, construyeron ciudades y residencias representativas, contribuyendo de esta manera al auge de toda la región. Uno de los representantes célebres de los Rožmberk fue Petr Vok, quien llegó a reunir durante su vida una colección increíble de objetos artísticos y productos de naturaleza, cuyo tamaño equivale a la colección de Rodolfo II en el Castillo de Praga.

El teatro barroco sirve hoy sólo como museo

Entre las curiosidades de Český Krumlov figura el teatro barroco, uno de los teatros palaciegos más antiguos que se han conservado hasta hoy en Europa Central. Aparte del edificio mismo del teatro, puede ver centenares de decorados, vestuarios, accesorios, así como el espacio para la orquesta, la maquinaria y una amplia colección del repertorio original del teatro. El teatro sirve hoy sólo como museo del teatro en servicio. Sin embargo, el auditorio giratorio único, situado en el escenario natural del parque palaciego, le brindará un espectáculo teatral inolvidable representado bajo el cielo nocturno de verano.

Ciudad llena de arte

Las fachadas renacentistas de casas pintorescas, tiendas tradicionales con artesanías y fondas medievales forman un laberinto inimitable en el que, simplemente, deseará perderse. Sin embargo, el centro histórico no vive sólo con su pasado. Puede visitar aquí, p.ej., la famosa Galería Egon Schiele en la que puede descubrir Český Krumlov, a través de las obras del pintor austríaco. Resulta ameno pararse también en el Taller Seidel, que le sorprenderá con una autenticidad hasta inusual del mundo idílico de entreguerras, presentando una cantidad inmensa de fotos de la época, foto postales o negativos de vidrio únicos. Los verdaderos expertos o admiradores de la época de entreguerras quedarán impresionados por cámaras fotográficas, aparatos magnificadores o equipos de cuarto oscuro de la época, que siguen funcionando.

Durante todo el año, Český Krumlov ofrece un sinfín de eventos culturales, como los Conciertos de Música Clásica FIDELIO, las Festividades de la Rosa de Cinco Pétalos, el Festival de Música Internacional y el Festival de Artes Barrocas, entre otros.

Tus favoritos