Estación de esquí en Špindlerův Mlýn

Estación de esquí Špindlerův Mlýn
9. 5. 2013

¡Dese el gusto con una buena jornada de esquí en Špindlerův Mlýn!

Igual que Francia tiene su Chamonix y Estados Unidos su Aspen, la República Checa tiene su Špindlerův Mlýn. Si se desplaza al punto más céntrico de la zona montañosa más importante del país, le espera un perfecto servicio, 25 km de acondicionadas pistas de esquí alpino, 3 parques de nieve, una rampa en forma de U, 5 telesillas, 11 telesquís, 2 parques infantiles y 85 km de rutas de esquí de fondo. Basta con elegir entre las cinco zonas de las que dispone y disfrutar de las vacaciones de invierno en una de las regiones más bellas de la sierra más alta de la República Checa. ¡Así que suba la pendiente!

La estación de esquí Špindlerův Mlýn consta de cinco zonas. La más conocida es Svatý Petr, seguida por Medvědín, Hromovka, Labská y Horní Mísečky. Todas las zonas le ofrecerán exactamente lo que necesita para gozar verdaderamente del esquí, ya sea un principiante o prácticamente haya nacido en la pista. Todo ello, naturalmente, con un forfait conjunto.

Pistas mundiales y fantásticos circuitos por las crestas de la montaña

Si se encuentra entre los esquiadores más exigentes, no debería perderse las pistas de la estación de esquí Svatý Petr, que cada año son el escenario de importantes eventos deportivos. Las pistas locales representan la máxima calidad a nivel nacional, en cuanto a su longitud, su desnivel y su acondicionamiento. El acceso a las pistas, independientemente del nivel, se realiza en dos telesillas, uno de cuatro y el otro de dos plazas. Este último le subirá directamente a la pista negra de FIS World Cup. Los aficionados al snowboarding tampoco se quedarán plantados. En Svatý Petr les está esperando un extenso parque de nieve, que incluye una rampa en forma de U. ¿Le gusta esquiar tranquilamente en pendientes iluminadas por el sol? En tal caso desplácese a la zona de Medvědín. Aquí encontrará unas buenas pistas, una negra y otra roja, y el punto de partida idóneo para realizar los recorridos por las crestas de las montañas.

¡Junto con los niños!

Disfrute durante sus vacaciones de invierno de algo más y diríjase a las pistas de la zona Hromovka. Aquí, cada día puede practicar el esquí hasta altas horas de la noche, ya que la estación cuenta con el horario nocturno más largo de la República Checa. Le subirá a Svatý Petr, justo en la cima, un cómodo telesilla de cuatro asientos. Asimismo en Špindlerův Mlýn piensan en las familias con niños. La zona de Horní Mísečky es un lugar como si estuviera creado para las vacaciones en familia. Aquí tendrá a su disposición tres telesquís, pistas de calidad y un parque de nieve para los que practican el snowboarding. Horní Mísečky es, literalmente dicho, la Meca de todos los apasionados al esquí de fondo. Puede recorrer muchos kilómetros de blancas pistas por las crestas de las montañas desde donde se le ofrecerán maravillosas vistas de la naturaleza de Krkonoše.

¿Y después hacia dónde dirigirse?

¿Ha pasado un día estupendo en la pista y está pensando en qué más puede hacer? En Špindlerův Mlýn tiene un sinfín de opciones. Déjese mimar por los masajes exóticos, tratamientos con turba o los baños con hierbas del hotel Praha. Y si lo prefiere puede liberar un poco de adrenalina en la pista de bobsleigh de 4 km de longitud, nadar en una de las piscinas cubiertas, ir a un centro de fitness, jugar al squash o a los bolos, probar el parapente o bailar hasta altas horas de la mañana en una de las discotecas locales. También podrá conocer otras conocidas estaciones de esquí, como por ejemplo, Rokytnice nad JizerouPec pod Sněžkou, que quedan muy cerca de aquí.

Tus favoritos