Las ciudades de piedra de República Checa

Un lugar donde ir de vacaciones en verano

Vaclav Sojka

Insólitas rocas, desfiladeros, paredes y torres areniscas, esplendorosa naturaleza circundante e inolvidables vistas panorámicas… Todo lo encontrarás en las ciudades de piedra checas, el lugar idóneo para pasar unas vacaciones de verano donde, además del senderismo tradicional, podrás pasear en segway, bajar en rápel y hacer una excursión en barquilla o avioneta.

Cataratas y lagos en la ciudad de piedra

Las Rocas Adršpašsko-teplické forman la mayor ciudad de piedra de Europa Central, a la que acuden turistas desde el siglo XVIII. Los nombres de muchas rocas se remontan a esa época: el Yelmo del caballero, los Amantes o la Plaza de los Elefantes. Sin embargo, la naturaleza de Adršpach oculta otras joyas como la Gran Catarata que cae desde una altura de 16 metros, o el pequeño lago entre rocas por el que puedes pasear en barquilla o en balsa. A los niños les encantará el barquero que conoce los nombres de todas las peñas y rocas y cuenta curiosas historietas. Si prefieres ver el laberinto de rocas desde el aire, no te pierdas un vuelo en avioneta o unos cursos de escalada.

El  geoparque de la UNESCO en la República Checa

En una de las regiones turísticas más hermosas del país, las ciudades rocosas ocultan raros minerales y fósiles. El Paraíso de Bohemia (Český ráj), al que suele denominarse “manual de los geólogos”, se convirtió en 2005 en el primer geoparque checo de la UNESCO. Su símbolo es la ruina del castillo Trosky, lleno de misteriosos pasillos inexplorados y enigmáticas inscripciones. También atrae a los visitantes la formación de las rocas Prachovské skály  que ofrecen un nuevo sendero instructivo, así como las cuevas de dolomita más extensas, en las que se esconden pequeños lagos subterráneos de aguas turquesa. Los que buscan experiencias de adrenalina podrán montar en monopatín o segway. Si prefieres la bici, durante toda la temporada de verano podrás aprovechar los autobuses especiales que transportan bicicletas.

La Suiza de Bohemia, paraíso de los escaladores

Cerros rocosos, desfiladeros, torres areniscas, puertas y miradores en el Parque Nacional Suiza de Bohemia. En su género es única la Puerta de Pravčice, una formación rocosa que han admirado personajes conocidos, entre ellos el escritor Hans Christian Andersen. No obstante, esta puerta de roca, la mayor de Europa, no será la sola razón para visitar la Suiza de Bohemia (České Švýcarsko). Los Desfiladeros del río Kamenice enriquecerán tu excursión en barqueta. También te encantará el decorado de hielo dentro de la cueva de las Sílfides.    El recorrido más popular en la Suiza de Bohemia es el Sendero de Gabriela que conduce a la Puerta de Pravčice, a través de grandiosas formaciones rocosas. Este parque nacional es uno de los lugares más populares de los aficionados a la escalada, que suelen dejar sus respectivas firmas dentro de pequeñas cajas, después de haber vencido las rocas.  

La región de Kokořínsko tiene a Blancanieve y los enanos, así como su castillo

Cerca de Praga, en la región protegida de Kokořínsko, encontrarás paisajes pintorescos con barrancos, rocas areniscas y puertas rocosas. Esta ciudad de rocas no es muy extensa aunque también aquí abundan formaciones interesantes, tales como la Cabeza del Gigante, la Rana, Blancanieves y los siete enanos o las Tapaderas. El punto dominante de la región es el Castillo de Kokořín, antigua residencia de caballeros salteadores que sembraban el terror en toda la región. El sendero de Cinibulk te llevará por los lugares más bonitos a través de un laberinto y de una cueva artificial. Si haces una excursión en bicicleta o subes a los miradores, vivirás experiencias inolvidables.