1
2
3
4
5
6
7
Descargar las guías y les folletos
22/10/2015

Pistas más largas, nuevos remontes – las novedades de las montañas checas

Las sierras de Krkonoše, Orlické hory, Jeseníky y de Krušné hory demuestran que podemos alusionarnos con el invierno. Las estaciones de esquí han preparado unas novedades.

Las estaciones de esquí checas no han subestimado la preparación de la nueva temporada y han invertido casi 35 millones de euro en nuevas pistas, remontes o técnica para producir nieve. Así las novedades están preparadas en la mayoría de las montañas checas. Tanto en el norte y sur como en el este y oeste. Para los esquiadores exigentes, familias con niños o para las personas que prefieren alternar los esquís con wellness. Las nuevas pistas han sido preparadas en la sierra de Krkonoše, en Lipno, también en Klínovec de la sierra Krušné hory o en la estación de esquí Dolní Morava que está situada entre las sierras Orlické hory y Jeseníky.

La estación de esquí más popular

Špindlerův Mlýn de Krkonoše está preparando unas grandes novedades. La estación de esquí más favorita de la República Checa ha preparado nuevo remonte para sus visitantes – con tapa contra el viento y asientos calentados para seis personas. Sustituirá el remonte de cuatro asiento de Svatý Petr. El remonte de burbuja se pondrá en funcionamiento también en otros lugares de la sierra de Krkonoše, en este momento nos quedamos en Špindlerův Mlýn. Este municipio se ha preparado también para el mal tiempo y en caso de necesidad compensará la escaso de nieve con unas “duchas“ especiales que cubrirán las pistas más rápido que cañones de nieve. Y si a usted le gusta combinar los esquís con wellness, encontrará unos establecimientos en Špindlerův Mlýn donde puede disfrutar de masajes, baños torbellinos y saunas.

Esquiar en la sierra de Krkonoše

Muy cerca de Špindlerův Mlýn está la estación de esquí Černá hora – Pec que representa buena competencia a él. Está entrando en la nueva temporada con dos remontes nuevos, nuevas pistas y nuevos kilómetros de pistas de esquí del fondo. La comodidad de los esquiadores aumentará también con nuevas líneas de autobús que unirán todos cinco estaciones de esquí de Černá hora – Pec. Gracias a las estaciones  Jánské Lázně, Pec pod Sněžkou, Černý Důl, Velká Úpa y Svoboda nad Úpou es Černá hora – Pec el mayor centro de esquí de la República Checa. Y es en Jánské lázně donde se pondrá en funcionamiento el segundo remonte de burbuja - Hofmanka Express.
 
Nuestro tercer consejo es la estación de esquí Harrachov que está entre los más bonitas. Es posible que usted ya haya oído de ella. Es que Harrachov suele organizar las Copas del Mundo de saltos de esquí, en 2014 organizó también el campeonato mundial. El conjunto contiene también el trampolín gigántico para saltos de esquí – los hay solo seis en el mundo.

Unas vacaciones más íntimas en la sierra de Krkonoše ofrece refugio Husova Bouda cerca de Pec pod Sněžkou. Las vacaciones aquí disfrutarán tanto las personas que prefieren descender una pista como las que prefieren los esquís del fondo – es que una pista de esquí del fondo empieza al lado del chalé, los habitantes de este lugar balizan la pista regularmente.

Esquiar al este con unas máquinas pisanieve que bailan

Entre las sierras de Orlické hory y de Jeseníky, en la pie de Králický Sněžník, está situada la estación de esquí Dolní Morava. Además de la tecnología de producción de nieve más moderna de la República Checa, se orgulla también por el fondo perfecto para los amantes de freestyle o por un programa alternativo que no encontraremos en otro lugar. La novedad es el show Adventure Night en que usted verá exhibiciones de freestyle, efectos de laser, malabaristas con fuego o máquinas pisanieve que bailan. En Dolní Morava se piensa en gastronomía también, han preparado una nueva parilla y un nuevo ahumadero U Slona.

Cerca de Králický Sněžník está la estación de esquí Paprsek que alberga uno de los parques de nieve más grandes de la República Checa. La estación es idónea para las familias con niños que encontrarán aquí una pista de trineo y remontes de cuerda. Unas pistas de esquí del fondo rodean Paprsek, formando 30 kilómetros de pistas en total.

La capa de nieva suficiente estará asegurada – como indica su nombre – en la estación de esquí de la sierra de Beskydy que se llama Bílá (blanca). Además de un nombre que promete mucho, la estación de esquí atrae a los visitantes también por unas pistas de esquí balizadas y pistas de esquí del fondo. La estación de esquí Pustevny está cerca, ofrece más que ocho kilómetros de pistas y también unas vistas únicas sobre los panoramas de la sierra de Beskydy. Las pistas de Pustevny son buenas tanto para los principiantes como para lo esquiadores más avanzados.

Las novedades de nieve en el Sur de Chequia

Los visitantes de la estación de esquí Lipno cerca de Český Krumlov podrán aprovechar de una pista nueva. Esta estación es tradicionalmente favorita para las familias con niños que la visitan a lo largo de todo el año. En verano para practicar senderismo, en invierno para esquiar de manera agradable y no difícil.

También la estación de esquí Monínec, que los esquiadores visitan por su fun-line, ha preparado algo de nuevo. La estación ofrece comprar los forfaits por Internet que son más baratos. Los esquiadores equipados con e-forfait ahorrarán así tanto el dinero como el tiempo que pasarían esperando en la cola. Otra ventaja de Monínec es su posición – está un poco más de una hora de Praga.

¿Y qué tal en el Oeste?

La venta de los forfaits por Internet incluye también el pico Klínovec de la sierra de Krušné hory, cerca de la frontera con Alemania. Así no será necesario esperar en la taquilla, porque el forfait electrónico se activa por pasar el torniquete por la primera vez. Y la dirección está preparando también un programa de fidelidad. En las temporadas pasadas han invertido en el desenvolvimiento en Klínovec, ahora se están concentrando en los servicios y comodidad de los esquiadores. Debería mejorar también el aparcamiento y producción de nieve.

En la sierra de Krušné hory, a solo 65 kilómetros de la ciudad de Dresden alemana, está situada la estación de esquí para familias que se llama Klíny. La estación ofrece, además de un remonte de cuatro asientos, pista de esquí del fondo y unas pistas de varias dificultades, también un polideportivo con un muro de escalada.