Hoteles checos con larga tradición

Hotel Imperial
Descargar las guías y les folletos
27. 3. 2014

¡Experimenta los tiempos cuando las damas no habrían salido a la calle sin sombrero y guantes!

Praga y las ciudades balnearios atraen a los visitantes desde los últimos siglos. Muchos hoteles tienen largas tradiciones y uno de los más encantadores de estilo art deco celebra, en el 2014, 100 años desde su inauguración. ¡Ven a conocer la historia de los hoteles más lujosos y más grandes!

El centenario elegante

El praguense Hotel Imperial celebra este año el centenario de su inauguración. El hotel Imperial de cinco estrellas se ubica en el centro de la capital a unos minutos andando desde la Casa Municipal (Obecní dům) y constituye una muestra, digna de atención, del estilo arquitectónico art deco. En la actualidad debe su fama sobre todo al insigne restaurante Café Imperial.

La historia del hotel y del café Imperial se remonta hasta comienzos del siglo XX, cuando en este lugar se encontraba la posada U Černého orla (El Águila Negra). En el año 1914 los hermanos Kolář, conocidos hoteleros praguenses, vendieron el hotel Paříž (París) y adquieron la posada El Águila Negra. Acto seguido mandaron derrumbarla y construir en su lugar el moderno y elegante hotel Imperial. Las fachadas son de estilo art deco con  finos elementos cubistas mientras que los mosáicos de estilo modernista decoran los interiores.

Inmediatamente después de su inauguración en el año 1914 el hotel se convirtió en un atractivo lugar para encuentros comerciales o románticos. El escritor Franz Kafka venía a tomar café y el compositor Leoš Janáček estuvo viviendo en el Imperial.

En el año 2007 culminó la amplia reforma del hotel durante la que se tuvo muy en cuenta el concepto arquitectónico original. Una de las razones para mantener su aspecto original es el hecho de que el Hotel Imperial forma parte del complejo de edificios históricos de Praga inscritos en la Lista de la UNESCO.

El grandhotel en su papel de protagonista

A lo largo del siglo XIX Karlovy Vary vivieron un período de prosperidad. La flor y la nata de la sociedad de entonces, acudía al balneario a tomar las aguas. Venían familias reales, grandes industriales e insignes artistas. La familia Pupp estuvo desarrollando sus negocios en la ciudad desde el año 1701, aunque el propio hotel se estilo neobarroco es el resultado de la reconstrucción y reforma de distintos pequeños edificios, a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Los autores del proyecto eran dos conocidos arquitectos vieneses: Ferdinand Fellner y Hermann Helmer. Otras obras suyas son la Columnata de la Fuente Termal (Vřídelní kolonáda) o el edificio del Teatro de Karlovy Vary. Poco antes de estallar la Segunda Guerra Mundial los Pupp consiguieron adquirir el último de los edificios que deseaban tener, llamado el Ojo de Dios, que es el actual Café Pupp.

El lujoso complejo hotelero, visitado por soberanos, emperadores, artistas, compositores y famosos actores, sigue figurando entre los más famosos de Europa. Si eres uno de los aficionados  de la cinematografía, te interesará saber que el Grandhotel Pupp salió más de una vez en la pantalla de cine. Entre las conocidas películas que figuró, citemos Las últimas vacaciones con Gérard Depardieu, la película de James Bond Casino Royale con Daniel Craig en el papel principal, o el filme biográfico Edith Piaf.

Todos los veranos el Grandhotel Pupp revive cuando llega el Festival Cinematográfico Internacional de Karlovy Vary. Son distinguidos huéspedes del festival las actuales estrellas de cine que se alojan en sus mejores habitaciones.

Tus favoritos