SovinecSovinecŠtefan Špic1
 

Castillo de Sovinec

El castillo de Sovinec: lugar de muchas formas

Sobre un valle rocoso, en los montes de Nízký Jeseník, se alza con dignidad el castillo de Sovinec. Fue fundado en el siglo XIV y cien años después pasó a ser una importante fortaleza husita. Un gran peligro se avecinó en la Guerra de los Treinta Años, ocasión en que fue conquistado por las tropas del general Torstenson, a pesar de su masiva fortificación. Hoy ya podemos admirar la fortificación del castillo como la más extensa conservada de la época de la Guerra de los Treinta Años en nuestras tierras. En la Segunda Guerra Mundial, el castillo sirvió de cárcel y base para las unidades SS. En cambio, en los tiempos de la normalización, fue un núcleo de la libertad cuando exponían aquí artistas checos prohibidos. Visite el lugar de la contradictoria historia checa situado en un bellísimo paisaje.

Dirección

Hrad Sovinec, 793 51 Sovinec

GPS: 49.837238095700016, 17.246437924376714

Teléfono

+420 554 295 113

sovinec@mubr.cz

www.hradsovinec.cz

ago 12, 2015ago 17, 2015

Festival internacional de folklore en Šumperk

Šumperk

La pintoresca ciudad de Šumperk a mediados de agosto se convierte durante una semana en el lugar de encuentro de cientos de miembros de grupos folklóricos.
La pintoresca ciudad de Šumperk a mediados de agosto se convierte durante una semana en el lugar de encuent...
sep 4, 2015sep 18, 2015

El festival internacional de órgano de Olomouc

Kostel Svatého Mořice
8. května
779 00 Olomouc

Oirás uno de los mayores órganos del país en el festival de órgano de Olomouc.
Oirás uno de los mayores órganos del país en el festival de órgano de Olomouc.
jun 26, 2015jul 19, 2015

Fiesta barroca de Olomouc

Olomouc

Noches de verano con la ópera barroca en las decoraciones históricas de la ciudad de Olomouc.
Noches de verano con la ópera barroca en las decoraciones históricas de la ciudad de Olomouc.
 

Alojamiento

Balneopark Jeseník

Moravia y Silesia
Pruebe los mundialmente conocidos métodos curativos de Vincenz Priessnitz en su propia piel. El agua fría, el sol y&...