Jardín Zoológico de Praga

17. 4. 2014

¡Visita uno de los parques zoológicos más bonitos del mundo!

El parque zoológico de Praga se encuentra ubicado en una bonita zona accidentada del valle de Troja y todos los años lo visitan más de un millón de personas. 

Un lugar que corta el hipo

El encantador parque zoológico praguense se ubica en una zona accidentada y frondosa del barrio de Troja. En el año 2008 la revista Forbes lo premió como Séptimo mejor zoo del mundo. El parque zoológico se extiende en un total de 60 hectáreas, en 50 de las cuales se encuentran las exposiciones de animales. El parque zoológico abrió sus puertas, por vez primera, en el año 1931 cuando tenía 200 animales. En la actualidad el zoo está orgulloso de tener 670 especies de animales con unos cinco mil ejemplares.

Últimamente se han construido nuevos pabellones: la Jungla de Indonesia, donde encontrarás varanos gigantes, en peligro de extinción; los Humedales de aves, el Mundo acuático con los raros cocodrilos gaviales de la India, la isla de los simios y el novedoso Valle de los elefantes con su numerosa manada, así como el pabellón de los hipopótamos. En la primavera de 2014 se ha inaugurado el pabellón especial de las salamandras gigantes chinas, en inminente peligro de extinción que el zoo guarda como el único en Europa. Lo más atractivo, sin lugar a dudas, es la familia de gorilas praguenses y sus descendientes revoltosos que son los preferidos de todas las personas que los vean.

A lo largo del año el zoo praguense ofrece a los visitantes un paseo comentado para ver cómo se alimenta a los animales; una visita del zoo con un guía y programas especiales como “Criador en el zoo” y otras experiencias para los niños. En los meses seleccionados del año los interesados pueden apuntarse para hacer una atractiva visita nocturna del zoo.

Ayuda para que sobrevivan

El parque zoológico de Praga es famoso entre los científicos por la larga y tradicional cría de caballos de Przewalski, a los que devuelve con éxito a su ambiente natural, a las amplísimas llanuras de Mongolia. El programa de salvación de estos majestuosos animales se inició precisamente aquí y la primera manada se convirtió en la base para los muchos caballos que ahora viven libremente en Mongolia.

Tus favoritos