Palacio de Troja de Praga

1. 11. 2013

¡Pasa un día estupendo lleno de arte, animales y flores en Troja!

Da sabor a tu estancia en Praga con una excursión tras las fronteras de su casco histórico. Aunque podrías pasar semanas enteras deambulando por el corazón de la ciudad de las cien torres sin alcanzar a ver todo lo que ofrece, también merece la pena visitar sus partes más lejanas. Basta con utilizar el transporte público de Praga, que funciona a la perfección, para dirigirse, por ejemplo, a Troja. Te espera aquí un pomposo palacete barroco rodeado de jardines y viñedos hermosos, el zoo de Praga, de fama mundial, así como un jardín botánico lleno de plantas exóticas. Además, con la Tarjeta Troja, que ofrece una serie de ventajas y con la que puedes comprar en cualquiera de estas instalaciones, puedes disfrutar de la visita con un descuento considerable en su entrada.

Un trozo de la Italia soleada al margen de Praga. Este es el Palacete de Troja. Se dice que fue construido para evocar el ambiente de la ciudad eterna de Roma, ofreciendo una ilusión perfecta de una grandiosa villa suburbana, llena de obras artísticas, en medio de jardines interminables rodeados de viñedos y flanqueados por un río susurrante. No cabe la menor duda de que se logró crear esta ilusión hasta el último detalle. Basta con sentarte aquí en un día soleado y gozar de la calma paradisíaca en el seno de una de las residencias más lujosas de su época.

Escalera hacia el cielo

Ya en el Palacete de Troja, a primera vista te llamará la atención la monumental escalera que más tarde le dio nombre al palacete. La decoración escultórica de la misma representa una lucha de titanes con dioses de la antigüedad, así como alegorías de las estaciones del año, de las partes del día y de continentes. Es posible que esta preciosa escalera te resulte familiar, ya que la ex Spice Girl Geri Halliwell rodó aquí un videoclip suyo. Una vez dentro del palacio, no olvides admirar su imponente decoración pictórica y las famosas obras de pintores checos del siglo XIX que forman parte de las exposiciones de la Galería de la Capital Praga.

¡Al zoo en barco de vapor!

¿Quieres tener por un rato la sensación de estar en la sabana africana, en una jungla tropical o en el reino glacial de la Antártida? No te pierda, pues, una visita al cercano zoo, uno de los más hermosos del mundo. Se debe, sobre todo, a su fenomenal localización que incluye rocas naturales, pendientes, llanuras y recintos modernos que imitan perfectamente el hábitat natural de los animales. Vivirás un día perfecto en compañía de elefantes, hipopótamos, gorilas, jirafas, cebras, osos polares, pandas rojos y dragones de Komodo. Puedes encontrarte aquí con más de cuatro mil animales de casi setecientas especies. No te pierdas la vista irrepetible de manadas de animales africanos moviéndose libremente por planicies enormes, una visita a la jungla indonesia habitada por monos y un viaje en telesilla que te transportará cómodamente desde la parte inferior del jardín zoológico a la superior. Para que tu día en el zoo de Praga sea de verdad una experiencia inolvidable, puedes acudir allí en un barco de vapor especial que en verano sale cada día del malecón Rašínovo nábřeží. A Troja también te llevará cómodamente en unos minutos el autobús que sale de la estación de Holešovice, situada cerca del centro de Praga.

Descansa en el mundo de las flores

¿Te gusta el aroma de las plantas exóticas y los paseos entre flores multicolores? En tal caso, tienes que visitar el Jardín Botánico de Praga, situado en una colina que se alza sobre el Palacete de Troja. Siéntate por un rato en el precioso jardín japonés, huele el lirio romántico y observa mariposas que vuelan por encima de tu cabeza en el maravilloso invernadero Fata Morgana. Todo esto acompañado de preciosas vistas de Praga y de los viñedos circundantes de Santa Clara en los que se cultivaba la vid ya en los tiempos del emperador Carlos IV. Puedes terminar tu magnífico día en Troja catando el excelente vino de aquí.

Tus favoritos