La Ciudad Nueva (Nové Město)

3. 6. 2014

¿Sabías que en el año de 1348, cuando el rey checo Carlos IV fundó la Ciudad Nueva (Nové Město) en Praga, se originó el sitio más grande de construcciones en la Europa medieval?

Carlos IV tuvo con la Ciudad Nueva (Nové Město) unas muy serias intenciones. La evidencia es la atención prestada a este distrito recién creado de Praga. Mientras que Hradčany, la Ciudad Vieja (Staré Město) y Malá Strana estaban superpoblados y edificados casi hasta el último metro cuadrado, la Ciudad Nueva (Nové Město), le abrió a la gente nuevas perspectivas de vida.

Popular simbolismo medieval

En la zona delimitada por las murallas de 3,5 kilómetros de largo y más grande que las tres partes más antiguas de la ciudad juntas, se permitió dejar marcar el monarca tres plazas, que hoy son Karlovo náměstí, la Plaza de Wenceslao y la plaza Senovážnénáměstí, y cuidadosamente planificó una red de calles. El Emperador, como en el caso del Puente de Carlos, dio mucha importancia al simbolismo y por lo tanto los edificios religiosos de la Ciudad Nueva (Nové Město) fueron (y siguen siendo hasta el dia de hoy) la cruz imaginaria . Al final de extremo del largo brazo está la iglesia de Santa Catalina y la Virgen María en Slup, la línea se puede extender hasta labasílica de Vyšehrad. El otro brazoforma la línea entre el monasterio en Eslovaqui y la iglesia Santa María y San Carlos el Grande en Karlov. Ambos ejes se cruzan en la iglesia Santo Apolinario. ¿Podía el devoto monarca encontrar una mejor manera de asegurarse que la Ciudad Nueva (Nové Město) obtuviera la bendición celestial?

Rincones interesantes de la Ciudad Nueva (Nové Město)

Sin tener que salir de la Ciudad Nueva, puedes dirigirte a la Isla Eslava (Slovanský ostrov), tienes que admirar el Teatro Nacional y caminar hasta la Plaza de Wenceslao con su impresionante Museo Nacional. También vale la pena visitar el antiguo barrio Petrská čtvrť, Podskalí debajo de Vyšehrad o la plaza Karlovo náměstí con el Nuevo Ayuntamiento y de la famosa Casa Fausto. Al caminar por la orilla del Moldava descubrirásla Casa Danzante, símbolo de la arquitectura moderna en Praga o la Sala de Exposiciones Mánes junto a la torre de agua del Renacimiento.

Tus favoritos