Reserva de la Biosfera de Pálava

Pálava - Colina Děvín
7. 10. 2013

Conozca Pálava, la región donde vive el sol

Hay lugares en el mundo donde simplemente se sentirá como si estuviera en un paraíso. Pálava, en Moravia del Sur, Reserva de la Biosfera de la UNESCO, es sin duda uno de ellos. Visite esta bonita región de rocas alabastrinas, prados florecientes, bosques de vega, románticas ruinas de castillos medievales, lagos de aguas cristalinas y viñedos bañados por el sol. Todo esto en una región que se incluye entre las más cálidas de toda la República Checa y ofrece perfectas opciones para practicar el senderismo, el ciclismo, los deportes acuáticos y experiencias gastronómicas que recordará durante mucho tiempo.

¿Cuál es el mejor lugar para salir a descubrir las bellezas de Pálava? A menudo suele ser la maravillosa ciudad de Mikulov, dominada por el palacio barroco situado en una alta roca. Otra de las puertas de entrada es el pueblo vinícola de Pavlov, ubicado al pie de la colina más alta de Pálava, Děvín. En sus alrededores topará con una de las actividades de Moravia del Sur, que son las rutas del vino. Siga estas rutas señalizadas, en bicicleta o a pie, entre las colinas de Pálava degustando el excelente vino que ha sido catalogado entre los mejores de Europa. Lo mejor es llegar durante la vendimia, en otoño, para así poder disfrutar al máximo de la experiencia.

Las excursiones más bonitas por la región de los mamuts

Hay un sinfín de lugares en Pálava que pueden ser el destino de sus excursiones. Siga, por ejemplo, las huellas de los cazadores prehistóricos de mamuts en Dolní Věstonice, donde se encontró la famosa estatuilla de la Venus de Věstonice, que se incluye entre los tesoros más valiosos de la República Checa. Si le atrae más bien la naturaleza, basta con ponerse un calzado resistente y salir a pasear. Puede iniciar su camino explorando las ruinas de Dívčí hrady, que era un suntuoso castillo fronterizo antes de ser saqueado por los ejércitos suecos. Una caricia para el alma resulta ser el ascenso a Soutěska, e español desfiladero, que separa el punto más alto de Pálava, Děvín, del lugar que está situado más abajo, Obora. Aquí los peñones abruptos podrían servir perfectamente como un manual de geología.

Basta con mirar a su alrededor

¿Le gusta contemplar las vistas panorámicas de un paisaje hermoso? En tal caso, suba a la cima del peñón calcáreo Martinka que se alza sobre Horní Věstonice. Por encima numerosas bandadas de grajillas, que forman parte de la fauna inseparable de la zona, darán vueltas sobre su cabeza y gritarán al viento sus particulares graznidos. Seguidamente sus pasos deberían llevarse hacia la ruina de Sirotčí hrádek, vinculada con muchas románticas leyendas. Merecerá la pena visitar este lugar por la tarde cuando la puesta del sol tiñe el castillo y las rocas con los matices ocres más bellos.

Islas de aves y una iglesia abandonada

¿Qué sería de una excursión a Pálava sin visitar los embalses de Nové Mlýny? El Embalse Superior e Inferior son el lugar idóneo para realizar actividades de recreo, el descanso y practicar deportes acuáticos, como el windsurfing. Por su parte, el embalse central es una reserva natural de gran renombre, donde verá islas artificiales que sirven de refugio a las aves para anidar. Pero sí, no le falla la vista, ¡es una iglesia lo que ve aquí! Se trata del único edificio que queda a la vista de la inundada aldea de Mušov. Desde aquí ya está cerca para llegar a una de las perlas de la República Checa, que es el Recinto de Lednice-Valtice, incluida en la lista de la UNESCO. Los lujosos palacios locales y las románticas construcciones dispersas por los preciosos parques, forman uno de los jardines más grandes y bonitos del mundo. Si quiere dejarse mimar durante sus vacaciones, elija entre los tratamientos de bienestar del balneario Lednice. ¡Por ejemplo, pruebe la envoltura de miel con aroma de lavanda!

Tus favoritos