Suiza de Bohemia

Suiza de Bohemia - Colina Růžovský vrch
13. 8. 2013

Disfrute la fabulosa excursión a la Suiza de Bohemia

Místico paisaje de bosques de pino y espesos valles de los que sobresalen rocosas torres, puertas, muros, barrancos, ciudades de rocas y laberintos. Exactamente así es el Parque Nacional de la Suiza de Bohemia. El imperio de las rocas es el hogar de animales poco corrientes y plantas maravillosas.

La historia de esta zona nació hace muchos millones de años cuando en el lugar actual de la Suiza Checa se encontraba un mar poco profundo. Del fondo de la arena nació el mundo de la arenisca, torres de rocas, puentes y puertas de formas espectaculares. La denominación en sí de «Suiza de Bohemia» fue derivada del nombre «Suiza Sajona» que se utiliza para la parte alemana de areniscas del río Elba. Esta denominación romántica se debe a los pintores suizos Adrian Zingg y Anton Graff, quienes trabajaban en la Academia de Dresde y pintaban el paisaje alrededor del río Elba.

Ambiente único de las cañadas románticas

Una de las puertas de entrada a este paisaje único es Hřensko, de donde salen varios recorridos turísticos a las cañadas cercanas. Una parte del camino pasa por el laberinto de rocas, túneles y puentes. Algunas partes se pueden atravesar solamente en lanchas conducidas por un lanchero. Los estrechos románticos por los que traspasa la luz, con sus altos muros de rocas de arenisca cubiertas de musgo y helecho, le parecerán irresistibles.

Puerta de Pravčice - símbolo del parque

Entre las rutas turísticas favoritas está el Sendero de Gabriel. Le llevará del poblado de Mezní Louka a la famosa Puerta de Pravčice. El arco monumental de roca, el más grande en toda Europa, recuerda formaciones parecidas del conocido parque estadounidense Arches. De camino se le abrirán preciosas vistas a los alrededores, principalmente a la colina más alta del parque, Růžovský vrch.

Disfrute de la tranquilidad de la naturaleza…

La mejor forma de conocer la Suiza Checa es paseando por su fabulosa naturaleza, sus oscuras cañadas, disfrutando de las amplias vistas o escuchando el sonido de las aguas del trasparente riachuelo Kamenice. Sólo así apreciará el ambiente del parque nacional que obtuvo el premio EDEN.

Tus favoritos