Rocas Adršpašsko-teplické skály

Rocas Adršpašsko-teplické skály
22. 7. 2013

Adršpach: la belleza encantada de las ciudades de roca

Las románticas ciudades de roca le entretendrán y a la vez encantarán con su belleza. Las Rocas de Adršpach-Teplice figuran entre las formaciones rocosas más visitadas de la República Checa. Ud. puede atravesar desfiladeros rocosos, abrir espacio a su imaginación, al descubrir las formas de las rocas, o dejarse arrastrar por las aguas navegando audazmente en un barco en las cercanías de los peñones. Desplácese a este lugar encañonado entre rocas de varias decenas de metros de altura.

Las Rocas de Adršpach-Teplice se sitúan en el triángulo entre los pueblos de Teplice nad Metují y Adršpach y el cerro Čáp, que se alza por encima de la aldea de Skály. Tal vez ni le venga a la mente que está paseando por el fondo del mar. Después de la desaparición del mar cretáceo, se crearon en este lugar dos grupos únicos de ciudades de roca que están separadas por el barranco Vlčí rokle, en español, Barranco del Lobo.

No verá el salto de agua sin pronunciar una fórmula mágica

El sendero turístico zigzaguea entre formaciones rocosas fantásticas que llevan nombres bien acertados: Starosta, en español, Alcalde, Starostová, Alcaldesa, Orlí hnízdo, Nido de Águila, Zub, Diente o Čertův most, Puente del Diablo. Durante la visita puede descansar junto al Salto Grande. Pero para ver caer las aguas, tiene que usar una fórmula mágica. Por encima de las cascadas encontrará un pequeño embalse por el cual puede navegar en bateles. El circuito se cierra con la formación llamada Skalní ozvěna, Eco de la Roca. El eco es realmente fuerte. La gente lo sabía ya en el año 1783 cuando se tocaban aquí cuernos y se disparaba de morteros para entretener a los turistas. El sonido de los disparos se reflejó siete veces en la pared del cerro Křížový vrch, Cerro de la Cruz.

Peñones de Teplice

Resérvese para el circuito de las Rocas de Teplice tres horas como mínimo. Durante el camino se cruzará con formaciones rocosas que llevan nombres acertados como Housenka, en español, Oruga, Řeznická sekera, Hacha del Carnicero o Golem. No se pierda paladear el sabor de la adrenalina subiendo por unas escaleras que le llevarán a las ruinas del castillo de Střmen, adaptado a una plataforma con mirador. Sus pasos también le conducirán hasta la parte de abajo de la gigantesca y lisa Torre de Vigilancia, uno de los símbolos de las Rocas de Teplice. En el cruce de caminos cerca de Siberia, suba la escalera de piedra y llegará a la Capilla de Roca, a través de la Gran Plaza del Templo, y después de atravesar un paso estrecho entre en la Lví klec, Jaula del León y, de repente, estará en el Jardín de Krakonoš (espíritu mitológico de las montañas de Krkonoše). En sus inmediaciones se alzan las formaciones más conocidas de las Rocas de Teplice como son la Skalní koruna, Chrámová stěna y Martinská stěna, o el Skalní chrám. Si se lo cree o no, no sabrá hacia adónde dirigir su mirada primero.

Por el laberinto de Ostaš

Otro lugar que merece su visita son los Peñones de Broumov. Encontrará aquí románticas rocas de piedra arenisca, barrancos profundos, desfiladeros y miradores en un paisaje pintoresco abundante en bosques. Nuestro paseo por las ciudades de roca está casi completo, pero no podemos olvidarnos de la reserva natural de Ostaš. Aquí vivirá en carne propia qué significa extraviarse en laberintos de rocas. Si atraviesa los Laberintos Superior e Inferior, el circuito turístico le ofrecerá vistas fantásticas del sistema variado de rocas, cuevas y galerías.

Tus favoritos