Cuando fuera hace mucho frío

16. 9. 2013

¿Qué hacer en las montañas cuando en la calle hace demasiado frío?

Hace un frío que hiela, el viento dobla las copas de los árboles, las ventanas están decoradas con encajes de hielo y ¿usted quería salir a la pista? ¡No importa! Aunque fuera hace demasiado frío y las condiciones no son las más apropiadas para esquiar, las montañas checas ofrecen muchas otras opciones para disfrutarlas al máximo. Sumérjase, por ejemplo, en manantiales termales que calienten su cuerpo agradablemente. Mire cómo se fabrican los adornos de Navidad checos, conocidos en todo el mundo, o disfrute de una velada romántica, junto a la chimenea en un baño de cerveza. No deje que el mal tiempo le arruine las vacaciones de invierno.

¿Qué hacer en esos días de intenso frío y vientos helados que azotan las montañas de Krkonoše, esos días por los que los picos más altos checosse consideran «Un trozo de la Ártida en medio de Europa»? Entre en calor en el albergue Luční bouda, el hotel situado a mayor altitud de toda Europa Central, a 1.410 metros sobre el nivel del mar. Sumérjase en un baño de cerveza y saboree con todos sus sentidos la dorada bebida Paroháč, marca local. Si está alojado en el valle, disfrute relajándose y pasando un rato de ocio en el parque acuático de Špindlerův mlýn. Y si todavía tiene frío, ¡acérquese a un horno de verdad! En el Museo de Cristal de Harrachov, puede probar personalmente lo difícil que es soplar una simple copa.

¡Deguste la mejor!

¿Le ha sorprendido el clima glacial de Šumava? ¡En tal caso haga una excursión a la cervecería Pivovar Kout de Šumava! Verá cómo se elabora la cerveza local, que también podrá degustar. La variedad de cerveza local Koutská, de 12 %, incluso ostenta el título de «La mejor cerveza de 12 grados de la República Checa de 2010».

¡Llévese un poco de Navidad!

¿Le gustaría llevarse bellos recuerdos de sus vacaciones invernales para adornar su arbolito de Navidad en casa? La región que se ha hecho famosa por la producción de adornos navideños son las montañas Jizerské hory. Aquí hallará numerosos lugares donde puede ver con sus propios ojos lo delicado que es este tipo de trabajo. Visite por ejemplo la fábrica Ornex de Jablonec nad Nisou para comprobar por qué la República Checa se ha convertido en una potencia mundial en la producción de adornos navideños. Para calentarse aún más vaya al centro Babylon de Liberec donde puede sobrellevar el clima glacial disfrutando de placenteros masajes exóticos, terapias relajantes o divertidas atracciones acuáticas en su parque acuático oriental.

Piscinas termales que no querrá abandonar

Cuando las temperaturas bajan como mínimo a 15 grados bajo cero, ¿habrá algo más agradable que sumergirse en una piscina termal y disfrutar de la tranquilidad del paisaje? Dese el gusto y bríndese la oportunidad en Velké Losiny, ciudad balneario situada en las bellas montañas de Jeseníky. También las montañas de Beskydy, en Moravia del Norte, se enorgullecen de sus baños de cerveza donde puede disfrutar de un merecido descanso. Los encontrará, por ejemplo, en el hotel Bahenec en Písek, cerca de Jablůnkov o en Rožnov pod Radhoštěm, donde también podrá probar las envolturas de cerveza y los tratamientos de aromaterapia. Escoja el tratamiento que escoja, al poco rato sentirá cómo su mente se transporta a los cielos y, en ese momento, las temperaturas exteriores dejarán absolutamente de molestarle.

Tus favoritos