Monumentos técnicos y curiosidades

Ostrava - Vítkovice
10. 4. 2014

¿Has visitado ya las antiguas minas, las centrales eléctricas, los museos tecnológicos, los molinos de agua y de viento, el estudio fotográfico o la fábrica de coches?

¿Por qué te atraen los monumentos técnicos? ¿Admiras la habilidad de nuestros ancestros, o estás buscando historias con atmósfera de tiempos pasados? O estás buscando inspiración para viajes interesantes? En una amplia y diversa cantidad de monumentos técnicos y curiosidades de la República Checa se pueden encontrar de todo.

Lo más grande y lo más antiguo

¿Te gustan monumentos que se destacan por muchos "lo más" ...?  Entonces tienes que ver Dlouhé Stráně, la tercera central hidroeléctrica de bombeo más grande del mundo. Al mismo tiempo es la central del rendimiento más grande de Chequia, su componente, la turbina hidráulica inversa, es también la turbina más grande de Europa. Durante la excursión visitarás las operaciones tecnológicas en unas áreas subterráneas, el depósito inferior y también el impresionante depósito superior que está en 1.350 m del nivel del mar en el monte Mravenečník en Jeseníky.

El canal navegable de Schwarzenberg del fin del siglo XVIII en la época de su origen fue una obra técnica original. Unió la cuenca de Moldava y Danubio y por él se transportaba la madera de los bosques de Šumava a Viena. El viaje a lo largo del canal a pie o en bici pertenece a los viaje favoritos durante tu visita de Šumava. La obra hidráulica además encaja en el paisaje tan bien, como si no fuera construida por la mano humana.

Una de las rarezas técnicas es también la manufactura de papel en Velké Losiny, la única de su especie en Chequia. Funciona continuamente desde el fin del siglo XVI hasta hoy y es uno de los últimos testigos europeos de la antigua fabricación de papel.

Unas de las rarezas checas son también los molinos de agua y de viento. Por ejemplo el  molino de viento en Slupa, pertenecido a los molinos más grandes de Moravia ya en el siglo XVII y XVIII requiere una visita. El equipamiento tecnológico te muestra el desarrollo de la molinería desde la prehistoria hasta el siglo XX.

Lo más largo y lo más amplio

Te encanta el ciclismo,  el patinaje in-line o los cruceros? Entonces dirígete a la pista que pasa al lado del canal de Baťa desde Kroměříž hasta Hodonín y mide aproximadamente 80 kilómetros. El canal de Baťa, construido en los años 30 del siglo XX, originalmente se utilizaba para el transporte de lignito y para el riego de los prados, hoy es una meta de todos los apasionados de los cruceros turísticos. Es una combinación agradable: de ida puedes ir en bici o en patines y de vuelta puedes ir en un barco de recreo, que está adaptado al transporte de bicis. 

 Aquí hallarás por ejemplo  la zona de la mina carbonífera Michal, el museo de minería Landek park  o la parte baja de Vítkovice, la zona original, técnicamente y tecnológicamente perfecta de los edificios industriales de la primera mitad del siglo XIX, llamado Ostravské Hradčany.

Museos de coches, trenes y tecnología de todo tipo

Trata de visitar también algunos museos tecnológicos checos. Te gustarán las exposiciones renovadas y muy extensas del Museo técnico nacional en Praga y Museo técnico en Brno. A quién le gustan los trenes, apreciará elMuseo de los ferrocarriles industriales en Zbýšov o el Museo ferroviario en Lužné u Rakovníka. La fábrica de automóviles Škoda en Mladá Boleslav puede presumir de una tradición de fabricación de más que 100 años sin interrupción. Sal a una excursión a la fábrica y visita el Museo Škoda Auto, donde te presentarán las historias famosas de los automóviles Škoda!

Tus favoritos