Lo mejor de Šumava

Šumava - lago Černé jezero
2. 5. 2013

¡Viva lo mejor de las montañas de Šumava!

Deje la civilización con su ritmo frenético por un par de horas o días y venga a descubrir las bellezas de Šumava. Respire el aire puro en sus intrincados bosques, depure su mente contemplando la superficie resplandeciente de sus lagos glaciales y recupere fuerzas disfrutando de los vastos panoramas de naturaleza virgen. En resumen, Šumava es el lugar ideal para pasar unas vacaciones activas ya sea a pie o en bicicleta. ¡Basta con elegir una ruta y olvidarse de todas sus preocupaciones!

¿Adónde dirigirse para acercarse lo más posible a las bellezas del Parque Nacional de Šumava? Hay un sinfín de posibilidades. Uno de los mayores tesoros de Šumava son sus lagos. Aquí encontrará cinco. Un excelente punto de partida para descubrirlos es la ciudad de Železná Ruda. Siguiendo una ruta señalada llegará al lago Černé jezero, el más grande de todos. Subiendo por un sendero empinado lleno de piedras cruzará la línea principal de las aguas de Europa y llegará al lago Čertovo jezero, el que peor accesibilidad tiene de todos, pero también el más bello gracias a sus aguas cristalinas y los bosques oscuros que lo rodean. Otra ruta turística le llevará a la catarata más alta de Šumava llamada Bílá strž, cuyas aguas caen desde una altura de 13 metros al valle Údolí Bílého potoka.

Entre al templo de la naturaleza

¿Le gustan los paisajes místicos donde reina la Madre Naturaleza? En tal caso, opte por la ruta señalada desde Kubova Huť hasta el mundo mágico de la Selva de Boubín, que constituye una de las localidades forestales más importantes de Europa. Le espera aquí un verdadero templo de la naturaleza, con árboles centenarios cubiertos de hongos, raíces curvadas, hojas de helechos de color verde oscuro y troncos caídos cubiertos de musgo aterciopelado. En resumen, Boubín es un lugar que no ha sido tocado por la mano del hombre. Una de las excursiones más hermosas por la naturaleza de Šumava es el sendero didáctico Povydří, que va desde la población de Antýgl hasta la localidad de Čeňkova Pila. Recorriendo una ruta señalada pasará por un profundo cañón del río Vydra, que busca su cauce a través de piedras gigantescas creando miles de saltos de agua y pequeñas cataratas. Puede hacer una parada, por ejemplo, en el chalet Turnereova Chata, el único albergue accesible al público que se ubica en la primera zona protegida del parque nacional. Aquí se crían nutrias de río que han dado el nombre checo de «Vydra» al río. Basta con sentarse aquí un rato y observar el espectáculo perfecto de la naturaleza que gratifica el alma.

Por un paisaje mágico desde las turberas de Šumava

Entre los tesoros de Šumava cuya visita no debería perderse se cuentan también sus pantanos. Para conocer estas turberas, que se han conservado aquí como el último recuerdo de la época glacial, puede recorrer el sendero didáctico llamado Tříjezerní slať, que empieza en Modrava. Los pantanos de Šumava son un lugar lleno de vida, con una extraordinaria variedad de plantas y animales. Usando caminos y puentes de madera pasará por un paisaje mágico de aguas oscuras, islas flotantes envueltas en niebla y árboles enanos que casi brindan a las turberas de Šumava el aspecto de un entorno escandinavo. Si desea ver el lugar donde nace el río checo más importante, continúe desde aquí por la ruta que conduce al nacimiento del río Moldava, situado apenas a medio kilómetro de la frontera con Alemania.

Pasea por las copas de los árboles

Un lugar ideal para excursiones a pie y en bicicleta en la naturaleza de Šumava son los alrededores de Lipno, la represa de agua más grande de la República Checa. El telesilla del Bikepark Lipno l subirá al punto de salida de las rutas turísticas. Optando por alguna de las rutas señaladas, puede probar la caminata nórdica o subir al pico Svatý Tomáš o al mirador Alpino. Por su parte, los numerosos senderos didácticos le permitirán unir el placer del movimiento activo con el conocimiento. Elija, p.ej., el sendero que bordea el singular Canal de Schwarzenberg, que servía para trasladar flotando troncos de árboles talados. ¿Cómo es un paseo por las copas de los árboles? Lo llegará a saber en la cima del monte de Kramolín, donde podrá recorrer un sendero de madera que pasa por lugares a una altura de hasta 24 metros sobre el suelo. ¡Pero lo mejor le espera en la recta final! Subirá al mirador desde el cual se aprecia una vista preciosa a Lipno y al paisaje de Šumava. Para bajar, use el tobogán más largo de la República Checa. Con las primeras nevadas abundantes, Šumava se convierte en invierno en un paraíso de esquí con varios kilómetros de pistas acondicionadas para esquí alpino y de fondo. Dicho en pocas palabras, es un lugar donde disfrutará de ratos muy amenos durante todo el año.

Tus favoritos