Renacimiento

Kratochvíle Chateau
1. 10. 2013

Ecos de Italia en un país lejano detrás de los Alpes así es el Renacimiento checo.

Viajes en busca del renacimiento checo pueden tener cientos de formas. Quieres ver los palacios renacentistas más bellos? Entonces tienes que visitar Litomyšl, Pardubice, Benešov nad Ploučnicí o Březnice. El Renacimiento también se grabó en una serie de pueblos. Ven a dar un paseo por las callejuelas románticas de Český Krumlov, Znojmo o Telč!

El pórtico más antiguo y el patio de armas más hermoso

Patios con arcadas, decoración esgrafiada, frontones con ático lujosamente formados, techos con vigas de madera o casetones y pórticos ornamentados - son los signos más comunes de tesoros de renacimiento checo. El pórtico renacentista más antiguo que data del 1492 descubrirás en el palacio en Moravská Třebová. Patio de armas con arcadas generosamente repartido puede competir hasta con los más bonitos. Compruébalo por ejemplo en los palacios en Opočno, Bučovice o en Velké Losiny – y si ya estarás por allá, detente en el balneario local, donde se curan varias enfermedades ya desde los tiempos de renacimiento. Vale la pena ver también el pintoresco Palacio renacentista de Kratochvíle, Palacio de Grabštejn o iel impresionante Palacio de Horšovský Týn, Palacio de Jindřichův Hradec o en Nelahozeves.

Por las calles de la ciudad hasta el Palacio de Verano

El Renacimiento en los países checos también ha cambiado la cara de una serie de ciudades en las que se construyeron el ayuntamiento, palacios, casas burguesas, torres y puertas. El centro histórico precioso lleno de casas renacentistas ricamente decoradas tienen las ciudades como Slavonice, Třeboň o Prachatice. Pleno renacimiento está en el Jardín Real cerca del Castillo de Praga con el Palacio de Verano de la reina Anna, quizás el edificio renacentista más bello de Europa Central. Te gustará también el resto del antiguo jardín renacentista frente al Palacio de Verano, giardinetto. En su centro se levanta una Fuente de Canto de bronce, la fuente más antigua de Praga y al mismo tiempo la fascinante obra de un maestro fundador campanas Tomáš Jaroš, que tenía su taller en la torre Mihulka.

Tus favoritos