Un día fuera de Praga

Castillo de Karlštejn
29. 5. 2014

Según mucha gente, Praga es una de las ciudades más bellas del mundo.

Sus torres góticas, sus palacios barrocos o villas de art decó no son lo único que vale la pena visitar en Chequia. En todo el país puedes admirar más de doscientos castillos y palacios abiertos al público, así como los hermosos centros históricos de las ciudades, preciosos jardines bien acondicionados, o las misteriosas ruinas que recuerdan tiempos pasados. Ven a conocer alguno de los preciosos lugares que se encuentran a unas pocas horas de viaje de la capital y no se arrepentirá. ¿Preparado para el viaje?

La primera de tus excursiones puede ser el castillo checo más bello: Karlštejn. El viaje al castillo dura menos de una hora y su majestuosa silueta en medio de las colinas con árboles compensará el tiempo pasado en el viaje. Durante tu excursión de un día, puedes visitar también el distinguido castillo de Konopiště, conocido históricamente como la residencia de verano de Francisco Fernando d´Este, el sucesor al trono austriaco, que fue asesinado en Sarajevo. Puedes llegar aquí cómodamente en tren, en una hora y cuarto. ¿Te gustan las sedes medievales entretejidas de leyendas? Pues puedes subir al tren y, en tan solo una hora y media, pasear por el patio del romántico castillo de Křivoklát, uno de los más hermosos de Chequia.

Conoce los tesoros nacionales

¿Prefieres ciudades históricas, animadas, que ofrezcan todo tipo de instalaciones para un día agradable? Pues ve, por ejemplo, a Český Krumlov, que se halla a tres horas de viaje en autobús desde Praga. Cuando veas su precioso centro histórico con la silueta del palacio, inscrito en la lista de la UNESCO, desearás no tener que irte. La misma sensación te espera en Kutná Hora, ciudad inscrita en la lista de la UNESCO, la cual se encontraba entre las ciudades más ricas del reino, y que hasta el día de hoy presume de dos catedrales góticas. El viaje hasta aquí dura sólo una hora y media en tren.

Déjate mimar…

¿Qué tal desaparecer de la capital frenética y permitirte un descanso en un balneario mundialmente conocido? Karlovy Vary se encuentra a dos horas de Praga en autobús y te recibirá con los brazos abiertos y te mimará con agrado. ¿Te atraen los lugares relacionados con la historia? Puedes ir a Terezín, tristemente conocido por haber sido campo de concentración en la Segunda Guerra Mundial. El viaje en autobús tarda tan solo una hora.

¡Alegra tus papilas gustativas!

Chequia obviamente ofrece también muchas experiencias para los sibaritas. Prueba el exquisito vino de los viñedos de Mělník y disfruta de alguna de las especialidades de la cocina checa en las que no puede faltar la mundialmente famosa cerveza de Pilsen. Así que, ¡feliz viaje!

Tus favoritos