al alcance de 2 kilómetros, así que
solo depende de usted la distancia
que quiera recorrer. Desde Turnov
seguirá la ruta turística marcada
con la señal roja. Primero, visitará
el pintoresco castillo de roca
Valdštejn, luego proseguirá, sin tener
que esforzarse demasiado superando
desniveles, hacia el palacio de Hrubá
Skála. Vale la pena continuar por
la senda marcada con la señal roja
hacia el castillo de Trosky, que queda
a unos 15 kilómetros de Turnov.
Si quiere llevarse de la República
Checa una joya tradicional y de valor,
debería estar hecha del granate
checo. En la Galería Granát de Turnov,
puede conocer la historia
de la explotación del granate checo
y de la fabricación de joyas. Otro
regalo de alta calidad que le hará
rememorar la fabulosa excursión
al Paraíso Checo, es una joya hecha
con las tradicionales perlas de cristal
y una figura de cristal, tan típica para
esta región.
GPS: 50°35‘20.337“N, 15°9‘10.926“E
91 km, 1 hora.
Trenes directos de la estación
principal de Praga a Turnov circulan
con bastante frecuencia, tiempo
de ida 2 horas.
Autobuses directos de las
estaciones de Florenc o Černý Most
a Turnov circulan relativamente con
frecuencia, tiempo de ida 1:30 horas.
Paraíso
Checo
Desde hace siglos, el Paraíso Checo
(Český ráj) viene atrayendo a pintores,
escritores, y otros artistas y almas
románticas de todo tipo. Descubra
la armonía única de peculiares ciudades
de roca, profundos bosques de pino,
majestuosos castillos y palacios,
y piérdase por un momento en los
laberintos de las rocas del Paraíso
Checo, ¡el geoparque de la UNESCO!
Las ciudades de roca de piedra arenisca
y los laberintos del Paraíso Checo
le cautivarán con un sinfín de sendas
que le conducirán por entre las rocas.
Caminará atravesando estrechas
hendiduras, escalará por su interior
subiendo hacia miradores que le harán
descubrir hermosas vistas. El mirador
más bello de la ciudad de roca de Hrubá
Skála se considera el Mirador Mariano
(Mariánská vyhlídka). Ofrece preciosas
vistas de la montaña de Ještěd, pero
sobre todo del palacio de Hrubá Skála
y de la ruina del castillo de Trosky.
Debido a la acción de las fuerzas
de la naturaleza, aquí puede admirar los
desprendimientos de rocas volcánicas
que crean emblemas tan característicos
de este tipo de paisaje y a su vez,
ofreciendo espectaculares vistas,
por ejemplo desde el mirador
de Kozákov, desde la ruina del castillo
de Trosky o desde el monte Zebín.
Por qué visitar
El Paraíso Checo no solo es un
equivalente de una naturaleza
fantástica, sino también de una gran
riqueza en castillos y palacios.
Justo en las cimas de las rocas, se sitúa
el elegante palacio de Hrubá Skála,
donde puede alojarse disfrutando de las
bellezas del Paraíso Checo directamente
desde su propia habitación. Otro punto
atractivo es la imponente ruina del
castillo de Trosky, que se sitúa entre
dos rocas volcánicas formando una
composición paisajística que es difícil
pasar por alto. La silueta de sus dos
torres, llamadas Baba (en español
Anciana) y Panna (Virgen), hizo
de la ruina, en la época del
romanticismo, el destino de poetas
y pintores desgarrados. Recorra
asimismo el castillo inexpugnable de
Kost o el palacio romántico de Sychrov.
Si opta por el Paraíso Checo
para emprender excursiones por
su naturaleza, lo mejor será empezar
en Turnov. Saliendo de aquí,
caminará por la pintoresca zona
entre las rocas de Hrubá Skála,
rumbo sudeste. Durante toda
la excursión, tendrá el ferrocarril
16 Excursiones desde Praga
17
1,2-3,4-5,6-7,8-9,10-11,12-13,14-15,16-17 20-21,22-23,24-25,26-27,28